División Oncológicos

 

  • Infusores
  • Infusión ambulatoria

La vía subcutánea es la alternativa de elección al fallo de la oral, pero no sólo ante la pérdida de la vía oral en el enfermo terminal; es una excelente alternativa ante determinadas situaciones.

Por su eficacia y simplicidad está cada vez más extendida y utilizada por los Equipos de Cuidados Paliativos (domiciliarios y hospitalarios), servicios de Oncología, y Unidades de Hospitalización Domiciliaria y Atención Primaria... aunque sigue siendo "LA GRAN DESCONOCIDA".

 

Ventajas de la vía subcutánea:
•Técnica poco agresiva.
•No precisa hospitalización. Por eso los síntomas se pueden controlar perfectamente en domicilio.
•Preserva la autonomía del paciente. Sobre todo con el empleo de la Infusión Subcutánea Continua (ISCC), mediante infusores elastoméricos.
•Fácil utilización, incluso para el paciente y su familia. Ya que no requiere ningún cuidado especial.
•Menos efectos secundarios.
 

Desventajas de la vía subcutánea:
•Infección de la zona de punción, muy poco frecuente.
•Salida accidental de la palomilla.
•Reacción adversa a la medicación, que es igual para todas las vías.
•Reacción adversa al material y a los fármacos; hay algunos que son irritantes (metadona, dexametasona) y otros que están contraindicados por vía subcutánea (diazepam)... (reacciones locales).
•Pequeño volumen de infusión (máximo 2 ml. en cada bolus), si el paciente sufre caquexia extrema puede ser que tolere mucho menos.
•Menos efectivos en situaciones de edemas o mala perfusión periférica. Precisamente un anasarca (edema generalizado) es una de las contraindicaciónes para el uso de la vía subcutánea.

 


 
Sitio Web Desarrolado por By Rosario